Volver a la principal

domingo 16 marzo 2008

Kalise Menorquina y la insularidad del cliente


Mulato de Kalise

El mulato es, sin lugar a dudas, mi polo favorito. La simple y gustosa combinación de la nata helada y la cobertura de chocolate con el toque justo de azúcar me ha cautivado de siempre. Por mis manos y lengua han pasado muchos, muchos, muchos helados y polos, pero como el mulato ninguno.

Por eso, siempre que iba a comer al Multiruedas, le pedía a Sera (comercial donde los haya) que trajera mulatos en lugar del eterno corneto de vainilla y turrón. Así desde el verano pasado, y la semana pasada por fin me hizo caso.

Netito y yo fuimos los primeros C7D-eros en caer en la tentación de mediodía, y cuál fue mi sorpresa cuando iba a tirar el envoltorio y me encuentro con lo siguiente:

Y es que no entiendo que hoy por hoy, después de más de 30 años de democracia, se diferencie en una empresa de ámbito nacional como es Kalise Menorquina, entre los consumidores peninsulares, baleares y canarios. Pero aún más me ha cabreado algo muy significativo.

¿Por qué los peninsulares y los baleares llaman a un teléfono 900 gratuíto mientras que los canarios tenemos que llamar a un 902 de pago?

¿Acaso el consumidor canario se queja más y aprovechan a ganar un pizco de dinero a nuestra costa?

¿No sería más lógico para una empresa de este ámbito tener un único teléfono de atención al consumidor para todo el territorio nacional?

Como diría más de un guiri... "mi, no entender"