Volver a la principal

jueves 23 abril 2009

La soledad del creativo...


Vivir en un mundo en el que todo el mundo, a diario, espera una genialidad a coste cero o ínfimo, con un presupuesto de ejecución en rebajas y unos porcentajes de resultados que superen el 100% es..... típico.

Si a eso le sumamos que la planificación suele venir determinada por las horas que pasan entre el pedido y la entrega... ni les cuento... entonces es... exacerbadamente osado.

Si encima agregamos un pelín de creatividad e inspiración del cliente que de repente despierta su lado creativo.... desesperante.

Si no transiges a sus designios, eres un divo..... si lo haces, un inmoral contigo mismo... una prostituta del diseño al servicio del primero que paga por tus servicios.

Si encima te preguntan si te gusta..... a eso se le llama: asesinato.

Y después de todo ésto, me pregunto..... ¿por qué no hice caso a mi madre y estudié criminología?